martes, 18 de julio de 2017

Asertividad y Fibromialgia: Aprende a decir "NO"

Durante toda mi vida he aprendido, como todo el mundo, muchas cosas, pero me hubiese gustado que me hubiesen enseñado a ser asertiva.
Asertividad y Fibromialgia: Aprende a decir "NO"

La asertividad es un modelo de relación interpersonal que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos. Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad, que consiste en permitir que terceros decidan por nosotros, o pasen por alto nuestras ideas; y por otro lado tenemos la agresividad, que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos y respetar las ideas de los demás.

A veces, por educación, por miedo a ofender a los demás o a quedar mal, tenemos un comportamiento más bien pasivo que hace que nos dejemos llevar por los demás. En el caso de las personas con fibromialgia, este comportamiento resulta especialmente duro, ya que se anteponen las necesidades de los demás a las propias. O si no es así nos sentimos culpables por expresar lo que sentimos.

Si este es tu caso, te animo a que leas un libro en el que se nos enseña a decir "NO" y a tener un comportamiento asertivo, algo que francamente creo que debería ser una asignatura.
Un comportamiento es asertivo cuando expresamos lo que pensamos, sentimos o deseamos de una manera clara y directa, pero, al mismo tiempo, calmada y amable. Actuar asertivamente no es ser brusco, sino sincero y por encima de todo, es ser honesto.

Los prestigiosos autores Carmen Pastor y Juan Sevilla, reconocidos psicólogos clínicos, abordan las manifestaciones más comunes de asertividad: como aprender a decir “no”, saber pedir ayuda, formular una crítica, etc., pero actualizan el concepto de asertividad y lo amplían a otras áreas como el perdón, la comunicación sexual, la relación padres-adolescentes o cómo ligar. Esta es un guía repleta de ejemplos y situaciones de la vida cotidiana en los que el lector puede verse reflejado.

Si alguien está interesado en leer este libro, puede encontrarlo en La Casa del Libro: https://www.casadellibro.com/libro-tambien-puedes-decir-no/9788415132189/5009000

miércoles, 5 de julio de 2017

Fibroniebla: Detrás de un día triste viene otro feliz



Hola a tod@s:
Este fin de semana he tenido una experiencia para mí “nueva” con la fibromialgia. Como sabréis los que me leéis, yo no sufro fibromialgia, sino que es mi amiga Nina, la que la padece.


Estábamos tomando una horchata en mi casa, mi amiga, su hija y yo, y mi amiga muy preocupada me decía que hacía poco le había pasado algo preocupante, y era que ella quería decir “leche con galletas” pero realmente decía “pan con galletas”. Mientras trataba de explicármelo en ambos casos decía “pan con galletas” y fue finalmente su hija (mi sobrina putativa de 13 años) la que me lo explicó.
Fibroniebla: Detrás de un mal día viene otro mejor

Dada la impotencia de mi amiga para expresar lo que quería y lo absurdo de su explicación, teníamos dos opciones: ponernos tristes o reírnos. Cómo dice la canción de Peret, “es preferible reír que llorar”, así que acabamos las 3 desternilladas de risa y tomando leche con galletas (puse pan al lado por si acaso).


Ya más tranquilas y relajadas estuvimos hablando de las fibroneblinaso fibroniebla (del término inglés “fibro-fog”) que son problemas cognitivos relacionados con la fibromialgia que producen una cierta dificultad para pensar.
Los síntomas varían según la persona, pero, normalmente aluden a momentos en los que se tienen  lapsus de memoria a corto plazo, dificultad para expresarse o encontrar las palabras adecuadas, transposición de letras y números, pérdida de claridad mental, poca concentración y atención, dificultad para entender o retener lo que se lee, perderse en una conversación al escuchar o hablar, distraerse con facilidad, confusión, lentitud mental, etc. Qué os voy a explicar a vosotr@s.


Las causas que originan estos problemas cognitivos son tan desconocidas como las de la fibromialgia, sin embargo, existen múltiples teorías que podrían explicar el cuadro clínico:
Falta de sueño reparador.
Depresión o alteración del estado de ánimo.
Volumen o flujo anormal de sangre cerebral.
Distracción mental debido al dolor.
Para tratar de controlar la fibroniebla, los expertos recomiendan:
  • Reducir el estrés, la depresión y el insomnio, para así mejorar nuestras crisis de dolor.
  • Pedir a nuestro médico que nos controle la medicación, por si puede estar causando alguno de nuestros problemas cognitivos
  • Entrenamiento cerebral, ya que ejercicios de memoria, juegos de palabras y otras actividades similares nos ayudarán, de una manera amena y efectiva, a recuperar nuestras habilidades cognitivas afectadas.
Lo de reducir el estrés, la depresión y el insomnio, no depende obviamente de nosotros, sino de factores externos y de la propia fibromialgia, así que no nos fijaremos en ello. Aunque podemos probar las técnicas de relajación de las que hablamos en este blog. Nunca está de más dedicar unos minutos a vencer el estrés. Oír música no nos va a venir mal tampoco.


Lo de hacer ejercicio (moderado y adaptado a la fibromialgia) lo podemos probar. Os remito a entradas anteriores donde hemos tratado este tema.
Hablar con nuestro médico es fundamental, siempre que aparezcan nuevos síntomas. Él o ella decidirán si deben o no modular nuestra medicación.


Lo del entrenamiento cerebral puede resultar hasta divertido, así que vamos a ver algunos consejos para realizar este entrenamiento y lograr que la fibroneblina nos afecte lo menos posible. No os asustéis. No son nada del otro mundo pero ayudan:
  1. Repetir las cosas varias veces para recordarlas posteriormente. Vamos como cuando estudiábamos.
  2. Apuntar las tareas o lo que quieras recordar en un calendario, en una agenda o en post-it, en listas... Os aseguro que esto hay que hacerlo, aunque no se padezca de fibromialgia.
  3. Elige el mejor momento del día para aquellas tareas que precisen más concentración (normalmente es al inicio de la jornada, pero cada cuál es cada quién).
  4. Hacer ejercicios que precisen concentración y activen la memoria (crucigramas, puzles, leer, sopas de letras, sudokus, jugar a las cartas, a las damas, al ajedrez, la play… Lo que os guste y os estimule).
  5. Hacer ejercicio físico, por lo de mens sana incorpore sano… (me repito, pero todo el mundo lo recomienda, así que enviadme vuestras experiencias. Yo soy de la opinión de que bastante hago a lo largo del día para encima hacer ejercicio, pero…).
  6. Evitar distracciones innecesarias. Si os resulta difícil concentraros al hacer una actividad, evitad distraeros con la radio, la televisión… Si tenéis un lugar de trabajo mejor.
  7. No tratéis de hacer dos cosas a la vez. Haz lo que hagas, y fija tu concentración en un solo objetivo por vez. Olvídate durante las crisis de “matar dos pájaros de un tiro”.
  8. Tómate tu tiempo al realizar cada tarea. Como dice la canción “pasito a pasito, despacito”.
  9. No trates de hacer más de lo que puedas. Hoy estás mal. Haz lo estrictamente necesario y mañana será otro día.
  10. No está de más que aviséis a la familia y amigos con los que os vayáis a ver ese día que no estáis en vuestro mejor momento.
  11. Mantener una conversación ayuda a ejercitar la mente. No hace falta que sea muy profunda, tan solo que os concentréis en seguir el tema y en aportar vuestra opinión.
  12.  Y volviendo al inicio de esta entrada, tratad de reíros de la situación. La risa relaja y puede ser vuestra mayor aliada. El optimismo siempre debe ser bienvenido. Además, técnicamente, la risa es considerada una forma de ejercicio. 15 minutos de risas = 30 minutos de abdominales y estamos en plena “operación bikini” 😊
Recordad que después de un día triste viene otro feliz, así que mucho ánimo y un abrazo a tod@s.

Fuentes: Articenter

martes, 20 de junio de 2017

Técnica de relajación rápida


Hola a tod@s:

Ha llegado el momento de poner en práctica todo lo aprendido con las técnicas de relajación. Vamos a aplicarlo mediante una relajación rápida, que podemos usar cada vez que lo necesitemos, mediante una técnica fácil y sencilla, especialmente útil para relajarte rápidamente cuando más lo necesitas.
relajación rápida


Aprender a relajarse se convierte siempre en una opción sumamente saludable, y es conveniente que en nuestra ajetreada vida diaria saquemos tiempo para practicar la relajación cada día durante al menos 30 minutos.

Sin embargo, a veces se nos van a presentar de repente situaciones especialmente estresantes, que nos hagan sentirnos nerviosos, ansiosos o estresados. En estos momentos es preciso desconectar un poco, alejarnos del mundo por unos minutos y recuperar nuestra propia paz interior, nuestra tranquilidad y nuestro bienestar.

Para ello usamos una técnica de relajación rápida especialmente útil para relajarnos rápidamente, mantener la calma y no perder los nervios en las situaciones estresantes que nos ocurren a diario.

Técnica de relajación rápida


A continuación, te indicamos cuáles son los pasos de la técnica de relajación rápida:

  • Coloca una marca en un objeto o lugar que puedas ver con frecuencia: el reloj, el teléfono, la TV, la mano, etc. ...
  • Cada vez que la veas inspira lentamente... piensa “me relajo” y expira aflojando todos los músculos de tu cuerpo.
  • Realiza tres respiraciones profundas.

Observaciones:

  • Practica en casa de 15 a 20 veces diarias durante 20-30 segundos.
  • Anota los resultados en la Hoja de Registros.

Una vez le cojas la práctica podrás practicarla siempre que lo necesites, incluso de forma automática estando fuera de casa.

Fuentes:

lunes, 29 de mayo de 2017

Mitos y leyendas sobre la fibromialgia


15 mitos sobre la fibromialgia

Hola a tod@s:


Disculpad el retraso, pero cada vez me meto en más cosas y no doy abasto.

Con motivo del día mundial de lafibromialgia, celebrado el pasado día 12 de mayo, quiero hablaros sobre distintos mitos que circulan sobre la enfermedad. Vamos a hablar de 15, si sabéis de más podéis enviarlos para que los discutamos.
Mitos y leyendas sobre la fibromialgia
 




1.
La fibromialgia sólo causa dolor FALSO
Sí sólo fuese dolor generalizado de músculos, tendones y articulaciones, ya sería suficientemente duro, sin embargo la fibromialgia tiene otros síntomas que incluyen fatiga, rigidez al despertar y alteraciones del sueño. Y eso son sólo los síntomas principales… Además, las personas con fibromialgia suelen tener problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, problemas cognitivos, alteraciones del estado del ánimo, alergias alimenticias y medicamentosas, infecciones frecuentes y un largo etcétera.
En resumen, en el paciente con fibromialgia se dan muchos síntomas distintos al mismo tiempo, no es sólo dolor.


2. Es una enfermedad que afecta mayoritariamente a mujeres FALSO
Hasta hace no mucho se creía que la proporción de mujeres frente a hombres afectados por la fibromialgia era de 9 a 1 pero nuevos estudios, basados en los criterios diagnósticos de 2010, demuestran una prevalencia similar en mujeres y hombres.


3.
La fibromialgia está relacionada con la depresión FALSO
La depresión es un efecto, no una causa de la fibromialgia. Los síntomas depresivos son frecuentes entre los pacientes con fibromialgia, al igual que ocurre en otras enfermedades crónicas. El sentirse mal, soportar dolores continuos, y saber que van a continuar son motivo para deprimir a cualquiera. La inmensa mayoría de pacientes con fibromialgia no reúnen los
criterios para hacer un diagnóstico psiquiátrico. Por lo tanto, la depresión en fibromialgia puede aparecer, pero como consecuencia y no como causa de la enfermedad.


4.
Aparece a partir de los 50 años FALSO
Aunque la fibromialgia se suele presentar en personas de 35 a 55 años, puede hacerlo en cualquier etapa de la vida, incluso se ha descrito en niños y adolescentes, por lo que no puede ser considerada sólo una enfermedad de adultos sino una enfermedad que puede afectar a cualquier persona independientemente de su edad o género.


5.
Es una enfermedad degenerativa FALSO
Se conoce como trastorno degenerativo a la patología que daña un tejido u órgano o conjunto de órganos y cuyos efectos se agravan con el paso del tiempo. En estas enfermedades, la facultad del organismo de regenerarse se encuentra afectada y la persona se ve envuelta en un espiral donde su salud empeora progresivamente con cada nuevo brote.

Aunque la fibromialgia puede provocar en el paciente que la sufre una gran sensación de impotencia que va aumentando progresivamente con el paso del tiempo si no se diagnostica y empieza a tratarse, hasta el momento actual no ha podido demostrarse ninguna lesión en ninguna zona afectada (articulaciones, músculos, tendones…) que sea irreversible. Todos los síntomas que produce son reversibles, por lo tanto, la fibromialgia no es degenerativa.


6.
Es una enfermedad autoinmune FALSO
No se ha encontrado relación entre la respuesta inmune del organismo y la enfermedad. Aunque bien es cierto que algunas de las personas que sufren fibromialgia pueden padecer también enfermedades autoinmunes como el lupus o la artritis reumatoide, no se ha encontrado una relación directa entre ambos hechos. La autoinmunidad se caracteriza por ser detectable en sangre, producir inflamación y degeneración, tres datos objetivos y observables que no se presentan en los casos de fibromialgia, por lo que se puede descartar como enfermedad autoinmune.


7.
Es una enfermedad rara FALSO
Una enfermedad rara, también llamada enfermedad huérfana, es cualquier enfermedad que afecta a un pequeño porcentaje de la población. La mayoría de las enfermedades raras son genéticas y están presentes en toda la vida de una persona, incluso si los síntomas no aparecen inmediatamente En Europa se considera que una enfermedad o desorden es raro cuando afecta a 1 de cada 2.000 ciudadanos, es decir, a menos del 0,05 % .

Se caracterizan por una diversidad amplia de desórdenes y síntomas que varían no solo según la enfermedad sino también según el paciente que sufre la misma enfermedad. Unos síntomas relativamente comunes pueden ocultar enfermedades raras subyacentes, lo que conduce a un diagnóstico erróneo.

En España, la prevalencia de la fibromialgia se sitúa alrededor del 2,4% de la población adulta mayor de 18 años, por lo que no cumple en absoluto con el criterio principal para ser considerada rara. Si podemos hablar en cambio de enfermedad silenciosa, poco conocida, de
origen desconocido, pero no de enfermedad rara.


8.
Es muy difícil de diagnosticar FALSO
Aunque no hay ningún tipo de análisis o prueba diagnóstica donde se refleje la enfermedad, eso no significa que su diagnóstico sea más complicado de lo normal, sino que dicho diagnóstico es exclusivamente clínico, como ocurre también en muchas otras enfermedades. Las manifestaciones clínicas típicas, la agrupación de muchas de ellas y la intensidad de las manifestaciones, rápidamente orientan hacia el diagnóstico de fibromialgia, si el profesional médico ha actualizado sus conocimientos sobre fibromialgia.

9. Con un simple cuadro doloroso o de fatiga se puede considerar que una persona sufre fibromialgia FALSO

Existen unos criterios diagnósticos de fibromialgia elaborados por el Colegio Americano de Reumatología en el año 1990 (Criterios ARC 1990) para el diagnóstico de la fibromialgia:

  • Dolor musculoesquelético generalizado y continuo, de más de tres meses de evolución, afectando al menos tres de los cuatro cuadrantes corporales.
  • Sensibilidad y dolor en los denominados 'puntos gatillo': 18 puntos dolorosos, de los cuales al menos 11 han de ser positivos. Dichos puntos gatillo se localizan a nivel de la región occipital, cervical baja, región de los músculos trapecio y supraespinoso (lateral y posterior del cuello), segundo espacio intercostal (porción anterior de la región torácica), codo, glúteo, cadera y rodilla.


10.
Han descubierto la cura FALSO
En la actualidad, la fibromialgia es un síndrome crónico y de origen desconocido, por ello
el tratamiento va orientado a la mejora de los síntomas, y todavía no se ha encontrado un tratamiento curativo. Se puede tratar pero no curar.
Al ser un síndrome que se manifiesta con épocas de crisis o brotes y de remisión, en algunos casos, el tiempo de remisión, donde los síntomas son más suaves, puede ser considerado erróneamente como una curación de la enfermedad. Desafortunadamente, estos pacientes al cabo del tiempo vuelven a tener nuevas crisis. En consecuencia aún no se ha encontrado una cura para la enfermedad, pero abundan los estudios, por lo que se espera que en breve se puedan desentrañar los orígenes de esta enfermedad y encontrar una cura para ella.

11. La principal causa de la fibromialgia es el estrés FALSO
En la actualidad, la fibromialgia es un síndrome crónico y del que se desconocen las causas, tal y como se ha comentado anteriormente. Lo que, si es cierto que cualquier situación de estrés, tanto físico como mental es capaz de agravar los síntomas y provocar una crisis. 

12. Con fibromialgia no se puede llevar una vida normal FALSO
Es cierto que la fibromialgia puede afectar a la calidad de vida, pero también es cierto que, gracias a los tratamientos actuales, al apoyo social y familiar una persona con fibromialgia puede llevar una vida normal. 

 

13. No es una enfermedad real, es sólo algo psicológico FALSO

 La fibromialgia es una enfermedad real, reconocida por la OMS, aunque aún no se conocen las causas que la originan; aunque también es cierto que el dolor crónico permanente sí puede causar problemas psicológicos y depresión.

 

14. La fibromialgia es una forma de artritis FALSO
Aunque hace años la FM era considerada como posible forma de la artritis, investigaciones realizadas durante más de 10 años constataron
que era falso. La artritis es una inflamación de las articulaciones, pero esta no existe en la FM, ni hay daños en las articulaciones. Aunque un/a paciente con FM puede padecer artritis o artrosis junto con la FM, esta enfermedad está separada. Las técnicas de imágenes del cerebro muestran que la FM está mejor definida como una enfermedad del sistema nervioso central (SNC) que resulta en procedimiento del dolor anormal, es decir la fibromialgia es una enfermedad neurológica.


15. Se necesita una dieta especial para la fibromialgia FALSO
Si bien es cierto que una dieta equilibrada y diversa nos viene bien a todos y puede mejorar nuestra calidad de vida en cualquier situación, hoy por hoy no existe una dieta específica para personas que padecen fibromialgia.

 

 
Fuentes:
Depresión y fibromialgia
Fibromialgia, mujeres y hombres
Definición, epidemiología y etiopatogenia de la fibromialgia
Desenmascarando mitos: Fibromialgia y Autoin


domingo, 2 de abril de 2017

¿Qué es la andulación?

Hola a tod@s:

Seguro que últimamente habéis oído hablar mucho de la andulación como método de aliviar el dolor y con ello paliar los efectos de la fibromialgia entre otras enfermedades que cursan con dolor, y seguro que os habéis preguntado en que consiste.

¿Qué es la andulación?
¿Qué es la andulación?

Podemos decir que la andulación es una terapia no invasiva e indolora de estimulación mediante vibraciones y calor generadas por impulsos eléctricos sinusoidales estocásticos (diferentes intensidades y lugares de aplicación de las vibraciones) y rayos infrarrojos de onda corta (calor moderado).
Se basa en la whole body vibration (terápias de vibración del cuerpo entero).
La andulación no es una terapia curativa sino un masaje suave acompañado de calor que ayuda a la relajación y al alivio del dolor, siempre acompañado del tratamiento que le haya prescrito el médico.

No he podido encontrar estudios suficientes que me proporcionen una idea clara de la eficacia y bondad de la técnica, pero en los que he encontrado los resultados lo califican como un eficaz complemento para el tratamiento de dolencias de naturaleza músculo-esqueléticas y patologías crónicas sin efectos secundarios. Estos estudios, que os indico a continuación, se han realizado con muy poca muestra poblacional (entre 18-50 personas por estudio), por lo que los resultados no son concluyentes.

Según el fabricante está indicado en:
  • Dolor de articulaciones: artritis reumatoide, artrosis, dolor articular, osteoporosis y reuma.
  • Dolor en la columna: ciática, dolor cervical y de espalda, hernia discal, lumbalgia y mielopatía.
  • Dolor muscular: contracturas y fibromialgia.
  • Sistema nervioso: Dolor de cabeza, estrés, Parkinson y trastornos del sueño.
  • Sistema circulatorio: acúfenos, arteriosclerosis y problemas circulatorios.
  • Sistema linfático: celulitis, retención de líquidos y sobrepeso.
  • Personas que quieren aumentar su rendimiento y bienestar físico.
  • Deportistas profesionales y amantes del ejercicio para calentar, porque puede ayudar a prevenir lesiones musculares, y mejorar el rendimiento físico y deportivo.
  • Como terapia antiestrés y para ayudar a relajarse física y mentalmente.
Si estáis interesad@s en este tipo de terapias y habéis pensado en compraros alguna de las camillas acondicionada con sistema de andulación que se comercializan, os recomiendo que antes os deis algunas sesiones en una clínica (alrededor de 20 euros/sesión) para comprobar si os va bien, ya que los precios de las camillas son caros (sobre 3000 euros, aunque se puede pagar a plazos).


Si algun@ ha probado esta técnica, por favor dejad comentarios que puedan ayudar a los demás.

jueves, 23 de marzo de 2017

Relajación diferencial para la fibromialgia

Hola a tod@s:
Ha pasado ya algún tiempo, y es hora de retomar las notas sobre relajación que dejamos en suspenso en su día. Hoy toca Relajación diferencial. Vamos a aprender a relajar y a activar distintas zonas del cuerpo mientras dejamos relajado el resto.
Relajación diferencial para la fibromialgiaComo os digo siempre, esta es una relajación muy completa que se realiza por fases o ciclos, así que, si leéis por primera vez este blog, es mejor comenzar por el principio para obtener los resultados óptimos que esta técnica proporciona. Es ideal tanto para personas que sufren fibromialgia como para cualquiera que tenga necesidad de relajarse o vencer el estrés o la ansiedad.
Como siempre os doy unas pequeñas indicaciones o recomendaciones para sacar el máximo partido al ejercicio: Practica en casa, diariamente al menos durante 2 semanas, 2 veces sentad@ y 2 veces de pie durante 2-3 minutos cada vez.  Anota los resultados y progresos que vayas viendo en tu Hoja de Registros.



Esta relajación la haremos en fases: 

1ª Fase de la relajación diferencial: Posición sentado

Como su nombre indica esta fase se realiza sentad@ en una silla o sillón en el que te puedas poner lo más cómod@ posible. Mantén las plantas de los pies apoyadas en el suelo, cierra los ojos y comenzamos:
  • Relájate usando la palabra condicionada con la respiración (ejercicio anterior: Relajación condicionada).
  • Una vez relajad@ y cómod@, abre los ojos y con el resto del cuerpo muy relajado mira a tu alrededor moviendo sólo los globos oculares, es decir mueve los ojos sin girar la cabeza.
  • A continuación debes acompañar el movimiento de los ojos con un movimiento muy muy suave del cuello y tomar conciencia de la relajación del resto del cuerpo.
  • Levanta el brazo derecho... manteniendo relajado el resto del cuerpo. Baja el brazo lentamente.
  • Levanta la pierna derecha del suelo, mantén el resto del cuerpo tan relajado como sea posible. A continuación bájala lentamente.
  • Levanta ahora el brazo izquierdo... Bájalo.
  • Levanta la pierna izquierda... Bájala.
  • Una vez concluida la práctica anterior colócate en un taburete o en una silla de respaldo recto que te permita mantener sin esfuerzo una postura erguida y práctica los mismos movimientos en ojos, cuello, brazos y piernas.
  • Finalmente realiza alguna sencilla tarea delante de una mesa como escribir, llamar por teléfono, colocar papeles, etc. ... manteniendo el resto del cuerpo completamente relajado.
Relajación diferencial para la fibromialgia

2ª Fase de la relajación diferencial: Posición de pie

  • De pie practica la relajación condicionada: “inspiro”, y “me relajo” ... hasta que estés completamente relajad@.
  • Abre los ojos y con el resto del cuerpo muy relajado mira a tu alrededor moviendo sólo los globos oculares.
  • A continuación, acompaña el movimiento de los ojos con un movimiento muy suave del cuello y hazte consciente de la relajación que sientes en el resto del cuerpo.
  • Levanta el brazo derecho... y mantén el resto del cuerpo relajado. Baja el brazo suavemente.
  • Levanta la pierna derecha del suelo, manteniendo el resto del cuerpo tan relajado como puedas. Bájala suavemente. 
  • Levanta ahora el brazo izquierdo...  Bájalo.
  • Levanta la pierna izquierda... Bájala.
  • Ponte a caminar manteniendo los músculos que no utilices, como los de la cara y las manos, bien relajados.

Fuentes:



Dentro de unos días seguiremos con otras técnicas. Mientras practicad y dejad comentarios sobre vuestra experiencia. Y si os ha parecido interesante, compartid el artículo en las redes sociales.

viernes, 17 de febrero de 2017

Aceptar la realidad de la fibromialgia

Hola a tod@s:

Hoy quiero hablaros de la aceptación por parte del paciente de fibromialgia de su enfermedad, aceptación que no resignación, a mi modo de ver, dos conceptos totalmente distintos, aunque a veces se traten como sinónimos. Os recomiendo leer la siguiente web si no estáis convencid@s.


Aceptar la realidad de la fibromialgia
La enfermedad, como tod@s los que leéis este blog sabéis, cursa con dolor, insomnio y otros síntomas que no me gusta citar, porque como cada enfermo es un mundo, no quiero hablar de síntomas que puede o no llegar a desarrollar pero que sí puede preocupar o causar ansiedad en caso de pensar que se acabarán padeciendo, cuando no tiene por qué ser así.

Es esta una enfermedad en la que la aceptación es dura, ya que no se trata de una infección o un cáncer que se cura o te mata. La fibromialgia convierte la vida de los afectados en una carrera de fondo, contra uno mismo, en la que hay que medir las energías día a día, para alcanzar metas normales. La fibromialgia no mata, pero según me referís, hace desear la muerte.

Es por todo esto por lo que, aunque much@s os resistáis, es muy conveniente el apoyo de un psicólogo, no porque se esté mal de la cabeza, no porque sea una enfermedad psicosomática, sino porque a veces se precisa ayuda profesional para aceptar la enfermedad, para volver a ser una persona feliz a pesar de todo, para volver a ser uno mismo.
Aceptar la realidad de la fibromialgia

Hay que aprender, sí aprender porque no sabemos, a renunciar a hacer cosas normales que ahora no puedes hacer, a dejar de sentirte culpable por algo que escapa a tu control, que ni deseas ni has pedido, a dejar de sentirte frustrada, impotente y hasta avergonzada por tener que explicar constantemente tu dolor, tu cansancio… A dejar de sentir miedo a haberte convertido en una carga para tu pareja e hijos y que éstos acaben por abandonarte.


¿Cómo puede ayudarte una terapia de aceptación y compromiso? ¿Qué hay que aceptar?

La terapia de aceptación y compromiso, se basa, como su nombre indica, en aceptar aquello que no se puede cambiar, y por tanto en dejar a un lado la evitación como estrategia de afrontamiento, y en comprometerse con los valores u objetivos vitales. Es decir, comprometerse con las cosas que uno ama, y caminar en esa dirección.



Aceptar la realidad de la fibromialgia
Sí, sé que eres consciente de que no eres la que fuiste. Sí, ya has llorado mil veces tu duelo por quién fuiste y no volverás a ser. No te engañes. Eres la misma persona, pero con menos fuerzas. ¿O acaso una persona que se queda paralítica o ciega tras un accidente deja de ser esa misma persona? Lo mismo te pasa a ti. Puede que no puedas hacer las mismas cosas, pero eres la misma persona, no lo olvides. Y si hay algo que pueda ayudarte a estar mejor, a encontrar la fuerza para seguir en la brecha, a aprender a caerte cuando así lo necesites y luego levantarte y seguir adelante, ¿No merece la pena al menos probar?
Para más información consulta con una asociación de fibromialgia. O puedes leer el artículo que cito abajo.


Fuentes: González Menéndez A., Fernández García P., Torres Viejo I., Aceptación del dolor crónico en pacientes con fibromialgia: adaptación del Chronic Pain Acceptance Questionnaire (CPAQ)a una muestra española, 2010, Psicothema 2010. Vol. 22, nº 4, pp. 997-1003.